El otoño... la peor estación

Con el otoño llegan los brotes de dermatitis seborreica. Se trata de un cuadro cutáneo muy frecuente, que consiste en una descamación rojiza que suele picar y que resulta antiestética.

¿Dónde se localiza más frecuentemente? En el cuero cabelludo, las alas de la nariz, las cejas, la piel detrás de las orejas y el tórax anterior o centro del pecho. Otros lugares menos frecuentes que pueden verse afectados son el ombligo, las nalgas, las axilas, las ingles e incluso las mamas.

La dermatitis seborreica del cuero cabelludo y de la cara suele asociarse a seborrea, pero no necesariamente. En cuanto a lo que conocemos como 'caspa' consiste en una fina descamación blanquecina sin enrojecimiento, sería como una dermatitis seborreica más leve y sin enrojecimiento.
Puede presentarse en pacientes con acné, rosácea e incluso dermatitis atópica. Los factores desencadenantes más frecuentes son el estrés o la tensión emocional, así como la primavera y el otoño. Parece que un determinado tipo de hongo puede estar implicado, de ahí los tratamientos a base de antifúngicos en forma de champús o cremas. Otro tipo de pacientes afectados son los neurológicos, como los enfermos de Parkinson o esclerosis múltiple y los que se recuperan de un infarto de miocardio.

La dermatitis seborreica cursa en brotes, es decir, mejora y empeora periódicamente. Aunque puede mejorar por sí misma, con el tratamiento adecuado se controla con rapidez. Pero eso sí, ¡no hay manera de prevenirla o curarla!


Paisaje otoñal en Maneciu, condado de Prahova en Rumanía.
El tratamiento consiste en champús para el cuero cabelludo a base de antifúngicos (ketoconazol, sertaconazol, ciclopiroxolamina, sulfuro de selenio...) o con breas (vegetales, alquitrán de hulla) según el grado de dermatitis. Si existen costras, se requieren soluciones a base de corticoides solos o asociados al ácido salicílico. Si tenéis brote activo con costras y enrojecimiento, debéis evitar los tintes hasta que el cuadro haya mejorado. Tampoco es conveniente que os apliquéis gomina o acondicionadores en el pelo.

Si tenéis dermatitis en la cara, es mejor que consultéis al dermatólogo. Dado que los brotes de dermatitis seborreica en la cara producen tirantez, es habitual que los pacientes se apliquen una crema hidratante más bien grasa, lo cual empeora la situación. El dermatólogo os pondrá el tratamiento adecuado y os indicará la hidratante más adecuada para vuestro tipo de piel. Las pieles con dermatitis seborreica suelen ser muy sensibles y requieren un tratamiento personalizado.

Recordad que no debéis aplicaros cremas con corticoides en la cara, ya que aunque producen mejorías muy rápidas, luego hay un empeoramiento progresivo y se pueden producir dermatitis esteroideas y periorales, de las que hablaremos el próximo día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario